Inicio Opiniones Cuando se necesita un sacudón para recapacitar

Cuando se necesita un sacudón para recapacitar

Cuando se necesita un sacudón para recapacitar

En América Latina, miles de pequeñas empresas y profesionales que exportan servicios, así como también empleados o contratistas que trabajan para empresas del exterior, usan procesadores de pago o billeteras virtuales para cobrar sus ingresos. La gran mayoría utiliza estas plataformas como banco, en el sentido de dejar sus cobranzas depositadas en ellas.

El reciente escándalo de WireCard, uno de los procesadores de pago más grandes y populares del mundo, hizo que muchos perdieran parte o todos sus saldos transitorios y /o ahorros y que otros estuvieran varios días sin dormir porque sus plataformas tenían vinculación con WireCard.

Esto provocó que muchos se replanteen cómo estar estructurados para seguir manejando sus negocios y/o asegurar sus ingresos. Uno de ellos me lo describió muy simbólicamente, cuando nos llamó: “quiero que me ayuden a formalizar mi negocio de la forma más conveniente y eficiente desde el punto de vista tributario, financiero y operativo, porque necesito estar enfocado en el frente de batalla y no distraído, porque estoy desprotegido en la retaguardia”.

Algunos se exponen a riesgos como el de WireCard porque viven en la desprolijidad, otros porque se ven agobiados por la vorágine del día a día, seguramente otros simplemente son ingenuos. La realidad a veces nos lleva a tener que pegarnos un sacudón para entender la importancia de estar bien estructurados. Esto a veces significa tener que formalizarse mediante una sociedad, su respectiva contabilidad y tener su respectiva cuenta bancaria. Lo que en la vida se conoce como “dar un paso atrás, para luego poder dar varios adelante”.

Asesoró: Mariano Sardáns, CEO de FDI